Noticias
Atrás

Devida invirtió más de dos millones y medio de soles para titular predios en valle del Pichis y Palcazu

$dateTool.format( 'full','null', $dateTool.toDate( "EEE, dd MMM yyyy" , $reserved-article-display-date.getData()) , $localeUtil.fromLanguageId( $request.locale ) )

Devida invirtió más de dos millones y medio de soles para titular predios en valle del Pichis y Palcazu

Saneamiento físico-legal alcanzó a 1,800 predios rurales en cuatro distritos y en cinco comunidades nativas en la provincia de Oxapampa

Con la finalidad de brindar seguridad jurídica a las tierras de los agricultores cacaoteros, La Comisión Nacional para el Desarrollo y Vida sin Drogas (Devida) invirtió más de S/ 2'500,000 para titular predios rurales y comunales en el Valle del Pichis y Pacalzu, en la región Pasco, trabajo arduo cuyo proceso duró cerca de dos años.

El saneamiento físico-legal de terrenos fue posible a través de dos actividades, la primera fue la titulación  de 1,800 predios rurales en los distritos de Puerto Bermúdez, Constitución, Palcazu e Iscozacín de la provincia de Oxapampa, con una inversión de S/1¿526,024.00, en cumplimiento del convenio suscrito entre Devida y el Gobierno Regional de Pasco, quien encargo su ejecución a la Dirección Regional de Agricultura.

La segunda fue lograr que las comunidades nativas de Oway, Divisoria, Santa Rosa de Chivis, Puerto Davis y de Unión Juventud en el  distrito de Puerto Bermúdez sean legalmente dueños de sus tierras. Para esta etapa de formalización de predios en comunidades nativas se invirtió S/ 1'000,000.00 de soles.

Estas actividades contemplaron el reconocimiento físico-legal, el levantamiento catastral, empadronamiento y otros trabajos en campo. Así como, la elaboración de expedientes y el cruce de información con las oficinas de Catastro y Registro de la Superintendencia Nacional de Registros Públicos.

Al respecto, el jefe zonal de Devida en La Merced, Ing. José Panaifo del Águila, destacó que la titulación garantiza la seguridad territorial de las comunidades asháninkas y yaneshas para lograr su bienestar económico, social y cultural. Además, les permite acceder a otros beneficios como la posibilidad de obtener créditos financieros, formalización en asociaciones y mejorar la producción agrícola, todo esto con la finalidad de cerrar el pase a los cultivos ilegales y al narcotráfico.